Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP)

Trasatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP). Bajo este nombre en inglés se esconden unas negociaciones entre los USA y Europa que al parecer no son todo lo buenas que quieren hacernos creer y que además, acarrearían una serie de consecuencias nefastas a muchos niveles para todxs nosotrxs.

Se trata de lograr el acuerdo para la zona libre de comercio más grande del planeta. Suena bien ¿verdad?.

Sin embargo, si estas negociaciones llegasen a buen puerto en 2015, año en el que se quiere aprobar en la Comisión Europea, se producirían una serie de cambios en los siguientes aspectos de nuestras vidas: El derecho laboral, la supervisión bancaria y la protección ambiental podrían quedar muy por debajo en la normativa europea. Alimentos modificados géneticamente y carnes tratadas con hormonas y cloro podrían terminar en nuestros platos. Los estándares de la industria Americana podrían atacar nuestra agricultura de pequeña escala. Con esto, las empresas podrían obtener el derecho de demanda y poner en peligro a los mercados regionales y los derechos ciudadanos y solicitar compensaciones retroactivas.

Ya no suena tan bien.

Todo este tratado está llevándose a cabo bajo un manto de opacidad, que de por sí hace que huela aún peor. De hecho, el 14 de junio de 2014, a través de filtrala.org se publica un documento de ofertas que le hace la UE a los USA.

Una de las muchas cuestiones que sugiere el TTIP será la modificación del “Principio de Cautela” o de “Precaución” que tenemos en Europa para el consumo de productos, lo que hace que hasta que no esté cientificamente comprobado que un producto no es nocivo para el ser humano, no se puede comercializar, esto en los USA es al contrario, “tira tú p’alante que ya si eso luego ya…” y posteriormente, si ha repercutido de forma negativa en tu salud pues te indemnizan.

Respecto a lo laboral, favorece la deslocalización y relaja las normativas laborales. Acordaos del Sr. Adelsson y su Eurovegas y de como en su trocito de España se hacía lo que él dijese. Pues bien, esa es una de las ideas de los Estados Unidos, que solo ha ratificado dos de las ocho normas fundamentales de la OIT. Y este organismo no es precisamente contrario al capitalismo feroz y destructivo en el que nos encontramos. La armonización será la siguiente, lo más beneficioso para la empresa, o lo que es lo mismo, “me importa un pito lo que el trabajador haga, diga o le ocurra”. Restringe el derecho de sindicación y de huelga. Y por si fuera poco, cualquier reforma futura encaminada a mejorar las condiciones de empleo podrá ser objeto de demandas de indemnización por parte de las empresas.

Los derechos medioambientales están también en la “picota”. La propia UE dice que “puede haber riesgos para los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad”; se flexibilizará el uso del fracking, se aumentará la producción y venta de transgénicos, el uso de toxinas y sustancias peligrosas, entre otros, que cuentan con legislación más favorable en EEUU. La agroindustria se verá favorecida en detrimento de las pequeñas explotaciones más sostenibles, y por tanto se resentirá la soberanía alimentaria y la calidad en la alimentación.

 Otros derechos, la libre circulación de las personas, el derecho a la información o al respeto a la privacidad se verán afectados, propiedad intelectual y uso y acceso a internet: se aplicará la legislación norteamericana que facilita la vigilancia cibernética y el acceso a datos personales, y pena el compartir archivos en la red; y además blindará las patentes, reduciendo por ejemplo la posibilidad de acceso a medicamentos genéricos.

Pero sobre todo entran en juego los servicios públicos, que serán víctimas de una feroz privatización, la educación, la sanidad, el transporte, las pensiones… todo será objeto de negocio para las grandes empresas. Y donde antes había becas ahora habrá créditos, donde había pensiones públicas habrá fondos privados y la cobertura sanitaria pública se convertirá en seguros privados.

Como todo en esta vida, siempre hay defensorxs de estas maniobras, tratados o como quieran llamarlo, intentan convencernos de las bondades de la apertura y la bajada de brazos frente a cuestiones que nos llevarían directamente al pozo del averno. Se llenarían los bolsillos de dolares y euros los de siempre e incluso algunos menos, aquellos que no son ultramegaricos, quedando la riqueza de nuestro planeta en las manos de cuatro, que serían los que mueven los hilos para que danzásemos al son que quisieran tocarnos, al principio terrones de azúcar y posteriormente latigazos. No dejemos que esto ocurra.

Y a todo esto se añadiría, a través de los mecanismos de protección de las inversiones, que los Gobiernos se encontrarían maniatados para la puesta en marcha de las políticas públicas sociales y medioambientales destinadas a proteger a la ciudadanía, en beneficio del gran capital.

Fuentes y Enlaces de interés:

http://florentmarcellesi.eu/2014/06/21/el-ttip-sus-peligros-y-como-pararlo/

http://noalttip.blogspot.com.es/

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=185175

http://www.ttip2014.eu/blog-detail/blog/id-30-reasons-why-greens-oppose-ttip.html

http://www.cuartopoder.es/enlegitimadefensa/2014/07/01/estados-unidos-negocia-europa-el-fin-del-estado-de-bienestar-en-europa-ttip/

http://focalizalaatencion.wordpress.com/2014/01/06/que-es-el-ttip/

http://focalizalaatencion.wordpress.com/category/especial-ttip/

http://www.attac.es/2014/06/22/maniobras-en-la-oscuridad-el-ttip/

http://www.lamarea.com/2014/05/03/el-ttip-es-una-amenaza-para-el-medio-ambiente/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s